Conversaciones de Ascensor

Ascensor-antiguo

Se dirigió al ascensor. Estaba agotado y necesitaba llegar a casa. Las puertas se abrieron con su característico pin.

Para su pesar no estaba vacío, había una mujer apoyada con aire despreocupado contra una de las paredes laterales. Entró  y se colocó al lado contrario.

–¿Un día duro? – preguntó la mujer sin levantar la vista.

– Sí… – contestó con un titubeo a pesar de que sus ojeras y su ropa arrugada contestaban por si solas.

–¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?

La pregunta le pareció extraña. “Al menos estoy hablando con alguien” pensó.

–Tendría que buscar en el diccionario lo que significa vivir para poder responder – dijo soltando un profundo suspiro.

–Es una traición hacia uno mismo ser un muerto en vida.

Un nuevo pin anunció la llegada al piso cero.

–¿Bajas? – preguntó mirándola

–No, yo voy uno más abajo.

Salió del ascensor. Dio unos pasos por el vestíbulo y giró la cabeza para echar un último vistazo a la misteriosa mujer, antes de que se cerraran las puertas. Se frotó los ojos atónito, el ascensor estaba vacío.

Anuncios

4 comentarios en “Conversaciones de Ascensor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s