Dioses del Mar

raven-1428937_640

El sol apenas comenzaba a despuntar por el horizonte y una niebla espesa cubría la superficie de un mar aparentemente en calma.

Él estaba en pie en la cubierta del barco mirando al horizonte mientras meditaba sobre las palabras del profeta:

“ Tu imagen está grabada en el ojo del cuervo”

De repente, un destello cegador apareció en lo alto del cielo. Levantó la cabeza hacia el extraño resplandor quedándose hipnotizado. Intentó apartar la vista, pero no pudo, estaba petrificado, algo se había apoderado de su ser.

Miles de imágenes comenzaron a pasar por su mente a una velocidad perturbadora. Se sentía mareado y no entendía nada de lo que se le mostraba: alas negras, nubes altas ,remolinos de color, cadáveres despedazados…

Cada imagen que le atravesaba era tan real y tangible como el suelo de la cubierta en la que se encontraba.

Desorientado y sin saber distinguir la realidad, vio como una joven de aspecto fantasmal surgía de lo más profundo del océano susurrando:

– Tu imagen está grabada en el ojo del cuervo.

La joven llegó hasta la borda del barco y se acercó a él. Cuando ya casi podía rozarlo, le dio un suave beso en la mejilla y le repitió al oído:

– Tu imagen está grabada en el ojo del cuervo.

Con el final de ese beso, la joven desapareció.

Sin poder sostenerse, se desplomó. Poco a poco, fue dejando de notar todo el dolor de antiguas cicatrices y batallas, sintiéndose cada vez más ligero. Se dio cuenta entonces, de que estaba cayendo en un sueño del que no volvería a despertar. Esa noche cenaría en el Valhalla.

Sentía como se elevaba por encima de su cuerpo, de la cubierta y del mástil del barco.

Su corazón estaba henchido de gloria.

De repente, notó un golpe violento. Algo había atravesado su alma volviendo a traer el viejo dolor. Asustado, pensó que su ascenso al reino de los dioses había cesado. Quiso gritar, rogarle a Odín que le permitiera ir al gran salón esa noche, pero de su garganta no salió palabra alguna. En su lugar, un graznido atronador acompañado de un poderoso trueno, resonó hasta el horizonte.

– Mi imagen está grabada en el ojo del cuervo – dijo para sí, comprendiendo por fin, las palabras del profeta.

Anuncios

2 comentarios en “Dioses del Mar

  1. Joder, para ser el primero que publicas está guapo. Quizá lo podrías haber alargado un poco y … bueno no te lo voy a criticar que es el primero xd, nah está guapo, me gusta la metáfora. Pero… entre el nombre del blog y el relato… ¿qué te dio con los cuervos?

    Me gusta

    • ¡ Muchas gracias ^^! Tendrá continuación :P. La verdad que no sé que me dio con los cuervos xD pero el relato lo tenía escrito desde hace tiempo y el nombre pues no sé…apareció.

      Me alegra que te haya gustado 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s