La Tumba

donde-termina-mi-nombre-lapida

Las gotas caían despacio y se deslizaban con parsimonia por la sucia y vieja lápida. No había flores que la adornaran ni nadie que fuera a llorar a su inquilino. Era la tumba más solitaria del cementerio. La inscripción era ilegible y todos habían olvidado quien la habitaba. Mirarla producía escalofríos.

Algunos decían que estaba ahí desde antes de que el pueblo se fundara. Otros decían que había brotado desde las entrañas del infierno. Nadie sabía cuál de las dos historias era la cierta, y nadie se atrevía a desmentir ninguna.

Una mañana, antes de que empezara la jornada, el pueblo despertó alarmado por los gritos del sepulturero. Balbuceaba sin sentidos, estaba claro que había perdido la razón y que estaba lejos de recuperarla.

Ante el gran misterio que suponía la repentina locura del sepulturero, los más valientes formaron una cuadrilla para investigar el cementerio. Todos iban armados con escopetas y con el valor que tienen los que se sienten superiores al resto.

El sol empezaba a calentar el día cuando llegaron al cementerio. El calor había calado en el grupo y el sudor caía por la frente de cada valiente. La sangre les hervía furiosa en las venas y la piel les ardía.

Subieron jadeando la colina donde estaba la solitaria tumba y, al llegar, el calor desapareció. La sangre y el sudor se les había congelado: la tierra que cubría la tumba estaba removida.

Ese día todos se despidieron de su cordura,  ese día yo llegué al pueblo.

 

Anuncios

#AdoptaUnaAutora: Presentando a la gran Shirley Jackson.

Shirley Jackson nació en San Francisco el 14 de diciembre de 1916. Tuvo un hermano y creció en un barrio residencial acaudalado de Burlingame. Siempre fue un motivo de disgusto para su madre por no ceñirse al modelo femenino de la época. Tal era la rabia que provocaba en su madre, que ésta llegó a decirle que no era más que el producto de un aborto fallido. Estas continuas quejas y menosprecios de su madre marcaron la obra y vida de Shirley Jackson.

Sus padres siempre estuvieron muy sorprendidos y disgustados por el hecho de que su hija se identificara a sí misma como escritora. En sus inicios, Shirley escondía sus escritos y no se los enseñaba a nadie. Debido a la falta de apoyo con la que se encontró en su familia, llegó a pensar que no había nadie más solitario que ella en el planeta y centraba toda su creación literaria en la soledad y en como la gente podía ser tan cruel y egoísta con los que son diferentes. La maldad en la naturaleza humana y la soledad dentro de la sociedad son los temas principales de su obra y los trata con una naturalidad y sencillez que pone los pelos de punta. Shirley no busca al monstruo en lo sobrenatural o en lo complejo, sino que lo busca en el interior de la sociedad que nos rodea o ,incluso, en el interior de nosotros mismos.

shirley

Jackson se casó en 1940 con Stanley Edgar Hyman, estudiante  y futuro crítico literario, que conoció en la Universidad de Siracusa. En 1945 la pareja se mudó a North Bennington en Vermont. Hyman se le presentó como un salvador que iba a liberarle de las garras de su cruel madre, pero desgraciadamente su marido no hizo más que someterla a otra relación abusiva marcada por las continuas infidelidades de éste.

La vida de Shirley estuvo marcada por las relaciones abusivas y por el abuso del alcohol y los calmantes. Sufrió depresión e incluso agorafobia pero a pesar de todo esto, su vida familiar aparentaba ser ejemplar.

culture1-1-5b68425b97ff6518

Durante mucho tiempo, Shirley Jackson fue ninguneada por el mundo de la literatura por publicar relatos en revistas femeninas, hablar de feminismo y por no negar los rumores que circulaban por el mundillo de que era una especie de bruja amateur. Además su marido ayudaba a desprestigiarla diciendo que Shirley no sabía que escribía ni como lo escribía ya que, al escribir, entraba en una especie de trance siendo él quien tenía que explicarle que significaba lo que había escrito. Para el bien de todos, hoy en día el mundo de la literatura ha empezado a poner a Shirley Jackson en el lugar que le corresponde y gracias a eso podemos disfrutar de una de las mejores escritoras de terror que ha habido en todos los tiempos. Solo hay que leer alguno de sus relatos, como por ejemplo La Lotería o La Bruja, para darse cuenta de que pocos escritores son capaces de removernos por dentro tanto tratando el terror desde un punto de vista tan cercano y cotidiano. Ahí reside su grandeza y maestría.


Fuentes:

  • Heller, Zoë. Oct,17,2016.  Shirley Jackson’s mad,mad world.New Yorker,90-93
  • Shirley Jackson. Let me tell you. Edited by Laurence Jackson Hyman and Sarah Hyman Dewitt; Foreword by Ruth Franklin. First Edition. New York, 2015. 416 pp.ISBN: 978-8129-8732-4.

Iniciativa Adopta una Autora

c1y4hnpuuaqxdom-1

Esta entrada llega algo tarde pero he estado a tope de cosas y no he podido dedicarle el tiempo que me gustaría al blog.

Hace unos meses se creó la iniciativa Adopta una Autora. Este proyecto trata de aumentar la visibilidad de las escritoras a través de arrículos, reseñas, ilustraciones… Para esto, los participantes “adoptan” una autora y crean contenidos que den a conocer a su autora protegida. La creadora del proyecto es Carbaes. Ahora mismo hay una enorme cantidad de “adoptantes” pero seguro que aún quedan muchas autoras por ser “adoptadas”. En el enlace a la página está toda la información sobre cómo unirse, los colaboradores y las autoras que ya han sido seleccionadas.

Después de las fiestas, cuando todo vuelva a la normalidad, subiré mi primera entrada hablando sobre mi autora que es la inigualable ¡Shirley Jackson! Para mí ella es la creadora de uno de los mejores libros de terror que me he leído jamás de los jamases.

631d749a-8072-4d35-ba94-1c83e126a9c3

¡Me hace mucha ilusión investigar y hablar sobre ella! Espero que, con mis artículos, les den ganas de ponerse a leer todo lo que encuentren de ella 🙂

De momento, para ir abriendo boca, dejo aquí el principio de La Maldición de Hill House. Después de leerlo es imposible no tener ganas de devorar este libro:

“Ningún organismo vivo puede mantenerse cuerdo durante mucho tiempo en unas condiciones de realidad absoluta; incluso las alondras y las chicharras, suponen algunos, sueñan. Hill House, nada cuerda, se alzaba en soledad frente a las colinas, acumulando oscuridad en su interior […]”

Colectivo Detroit: El Adiós de un Ángel

Ya perdí la cuenta del tiempo que llevo aquí. He visto imperios nacer y caer. He visto ciudades enteras arder por el capricho de un hombre. He visto cloacas rebosando sangre de vivos y muertos.

El horror y la desesperación no me son ajenos, he convivido con ellos desde tiempos inmemoriales, desde el principio del principio y, por desgracia, he sucumbido a ellos. Ahora solo pertenezco a un lugar: la oscuridad absoluta, la nada perversa.

Ya no puedo soportar el fuego que quema cada una de las almas mortales. No es un fuego tangible, pero yo veo como las consume con rabia y como las deja carbonizadas y negras de dolor.

Ya no puedo soportar los gritos de dolor de los que ya no están, su eco resuena y retumba en cada rincón de mi mente celestial.

No, ya no puedo soportarlo más.

No quiero seguir viviendo. No quiero seguir siendo testigo de más brutalidad. Pero no sé como hacerlo. No sé cómo morir porque no sé cómo se matar a un ángel.

•••••••

Volvemos a investigar sobre la relación entre música y literatura. Esta vez, el ejercicio consiste en escoger una canción, estudiar su letra, y escribir una breve reinterpretación. Cuanto más alejada esté del significado original de la canción, al menos el que hayamos entendido/conozcamos, mejor. Un poco lo que hicimos con las obras de arte en un ejercicio anterior.

Es un ejercicio completamente libre, sin restricción de longitud o sintáctica alguna.

La canción que he elegido es Sail de Awolnation. A esta canción tuve un super enganche hace algún tiempo y casi me había olvidado de ella. Creo que la letra es medio caótica porque es un grito de desesperación que nadie responde.

Esperamos que disfrutéis este ejercicio tanto como nosotras :). Aquí las propuestas hasta el momento:

Las instrucciones:

  1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
  2. Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
  3. Escribir lo que te sugiera. Inspirado en una canción.
  4. Publícalo en tu espacio.
  5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
  6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

Reseña: Delbeath Rising: Camino de Odio

Primero que nada tengo que darle las gracias a Andre por organizar la lectura conjunta de Delbaeth Rising: Camino de Odio. Nunca había hecho una y creo que si se me presenta la oportunidad de participar en otra lo haría encantada. A continuación los demás participantes de esta lectura:

 

delbaeth.pngSinopsis:

Una vieja fe resurge y no admite competencia. Verdaderas fortunas y un poder como nunca antes ha conocido el Reino se están amasando bajo la bandera de Aron, dios de los khalusitas. Su líder, Gumbald el Rubio, ha conseguido ascender de simple mercenario a hombre de confianza del rey.

Pero otro ascenso se está llevando a cabo desde los pozos de lucha. Elfo, loco, gladiador, héroe: Delbaeth el Cortador, última esperanza del consejero real para salvar el trono. Acompañado del mediano Ratón, Delbaeth desatará una tormenta de acero y sangre sobre las hordas de sacerdotes racistas que están persiguiendo a las criaturas no humanas.

Conoce a un héroe diferente y sumérgete en una Fantasía cruda y adulta. Aquí encontrarás hechizos, paisajes increíbles, conspiraciones, pero sobre todo combates. Muchos, muchos combates. Contempla, lector ávido de aventuras, el ascenso del Cortador.

Los autores:

Víctor Blanco   (Lleida 1985)  se ha criado en Barcelona, pero se ha encontrado a sí mismo más tarde, vagabundeando por Francia con una mochila.
Finalista del Premio Minotauro con su opera prima, Noches de Suburbio, publicada en 2011 por Grupo Ajec. Es licenciado en Historia.
Se mueve en el campo de la literatura de género, principalmente Fantasía, aunque se atreve con la ficción histórica, el terror y el western.
También con el guion, resultando junto a Daniel Naranjo ganador del concurso 48 Hours Film Festival por el cortometraje Marcel (Dark Comedy)
Ha publicado las novelas de fantasía Crónica del rey Cautivo (Libros.com, 2014) y Delbaeth Rising: Camino de Odio, escrita junto a su buen amigo Gonzalo Zalaya.
Desde 2015 combina la escritura con labores de edición en Ronin Literario. En junio de 2016 impulsa la colección de Fantasía Miralejos, como director de la misma, en colaboración con la editorial Libros.com

Gonzalo Zalaya (Barcelona, 1981) es profesor de primaria, locutor radiofónico y escritor. Influenciado por el cine de ciencia ficción de los ochenta, los juegos de rol y el folklore escandinavo, se lanzó de pleno a la literatura para conciliar su amor por la naturaleza con la vida en una gran urbe. Es el coautor de Delbaeth Rising: Camino de Odio y Ahí abajo, libros que escribió junto a su mejor amigo; además de colaborador en diversas revistas y fanzines como Crónicas SalvajesVuelo de Cuervos o Por Crom. Actualmente anda inmerso en su próxima novela, La enemistad de un mago. La espada y la brujería son su maná en el desierto: se enganchó siendo un crío y ahora se ha convertido en una de sus mayores fuentes de diversión. Planea regresar a Murano algún día.

Opinión Personal:

Delbaeth Rising: Camino de Odio podría haber sido una historia de fantasía épica típica con el típico viaje del héroe y el típico héroe fantástico y maravilloso que tan visto tenemos todos. Sin embargo, Delbaeth rompe de forma brutal los esquemas de “héroe” tradicional. Esto se debe a que desde su niñez su mundo se reduce única y exclusivamente a la cruel arena del coliseo, y allí solo se conoce el lenguaje de la sangre, el dolor, la muerte y el acero. Esta exposición continuada, durante más de cien años, a la versión más terrible y cruenta de la vida lo ha convertido en un elfo bruto y desquiciado que apenas puede decir tres palabras sin que cinco sean un taco. Sin embargo, a pesar de su brutalidad inicial, según se avanza en la lectura podemos ir viendo que debajo de sus innumerables cicatrices hay algo más.

Después de esta descripción de Delbaeth quizás sea difícil imaginárselo como un salvador, pero efectivamente nuestro elfo acaba convirtiéndose en la última esperanza del reino. Por supuesto durante su misión no está solo: Ratón, un mediano también duro de roer pero más tranquilo y sabio que Delbaeth lo acompaña y a pesar del descontento inicial del mediano, por tener que cuidar de un ignorante y bruto como Delba, acaba por entablar con él una amistad peculiar.

Esta trama principal llena de batallas, peleas, destrucción, sangre y muerte está acompañada de una subtrama que nos dibuja pinceladas del pasado de Delbaeth que a mí me ha dejado con muchas ganas de saber más.

Por supuesto, la historia no es solo sangre, vísceras y miembros desmembrados; también tiene un punto de humor, ocasionado siempre por nuestros dos viajeros, que nos sacaran una carcajada descarada. Además, hay algunos momentos muy emotivos puestos en el lugar y el momento perfecto.

Creo que en Delbaeth Rising: Camino de Odio los autores siembran las primeras semillas de un mundo que sé que nos seguirá trayendo grandes historias porque tiene los elementos perfectos para ello: hay dioses y credos enfrentados, criaturas feéricas, magia y lugares que aún están por descubrir.

En conclusión, Delbaeth Rising: Camino de Odio cuenta una historia de fantasía oscura repleta de sangre, protagonizada por un elfo de corazón maltratado y carcomido por años y años de dolor al que se le da una segunda oportunidad y que poco a poco, va aprendiendo que no todo es sangre, muerte y venganza sino que hay algo más, quizás hasta más importante.

He disfrutado mucho con la lectura y se me ha hecho muy amena. Sin duda, espero poder seguir conociendo más el futuro y el pasado de Delbaeth. Me encantaría que en algún momento, su alma atormentada encontrara la paz que se merece.

Actualización:

A continuación las reseñas de los otros participantes de la lectura conjunta.

Bacanal Infernal

ff4760f659ac4ac26be98b79c0e76117

 

Esa noche, el agua y el fuego bailaron al unísono. El infierno se abrió, los diablos se escaparon y danzaron en una orgía de agua y fuego, dando gracias al cielo por su liberación inmerecida.

Esa noche, la oscuridad eterna inundó La Tierra. Ni siquiera la luz plateada de La Luna se atrevió a romper el oscuro manto que empezaba a cubrir el mundo.

Esa noche fue cuando perdimos; cuando una decadencia perversa se apoderó de nuestras almas.

La sangre, injustamente derramada, se unió a la diabólica danza. Oscuridad, sangre, fuego y agua fundidos en una mezcla alquímica corrompida que rezumaba horror y promesas de dolor y muerte.

Esa noche solo acaba de empezar y sé que poco falta para que yo también me una a esa bacanal infernal.

Colectivo Detroit: Sin Salida

tumblr_m0wrrbawot1r6cmx2o1_1280

No soportaba su angustiosa habitación. La oscuridad la asfixiaba y las lámparas, con su luz artificial, no podían liquidarla. Un diluvio furioso caía con brío y sacudía rabioso los postigos.

Notaba como, con cada minuto, la oscuridad consumía un poco más su alma. Agarró la cazadora gris y salió dando un portazo. No importaba la lluvia.

Pronto, las gotas la mojaron con saña. Caían por su cara al compás marcado por sus pasos rápidos.

Su marcha la guió al jardín caótico, conocido así por sus intrincados caminos. Un impulso involuntario la movió a avanzar por uno.

No distinguía nada: ni contornos ni formas conocidas, solo sombras amorfas y horrorosas la acorralaban. Las ramas y arbustos circundaban su camino y arañaban su cara, saturándola con minúsculas y oscurasgotas rojas.

Cada paso salpicaba un poco más su ropa ya calada. Su corazón latía agobiado y su pulso iba a mil por hora. La oscuridad volvía a agobiarla, a asfixiarla sin compasión.

Chocó contra un muro y cayó agotada. No había salida. Sus sollozos acompañaron la armonía lluviosa y la oscuridad maldita.

Había corrido, había huido, mas su oscuridad, sin trabas, la hallaría.

•••••••

El reto de esta semana vuelve a hacer un guiño a OuLiPo. 
Esta vez el único requisito es prescindir de una letra en vuestro texto. Lo cierto es que como está chupado escribir un texto sin W, hemos decidido que la letra sin la que trabajaremos ha de ser una vocal (a e i o u ): elegid a la que más rabia le tengáis. 
En mi caso he escrito un pequeño relato E.
A continuación los ejercicios del resto:
– El reto de Jen en Quiero ser como Maude.
– El reto de Adri en Billete de cercanías
– El reto de   Paula en Plua, espada y varita
– El reto de  Patricia en Reportera Literaria
– El reto de Lectora del sillón
– El reto de Chica del pelo rojo
Y ahora las instrucciones habituales. Recuerda que puedes contactar con nosotras en colectivodetroit@gmail.com
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Pero sin usar una vocal de tu elección.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

#Colectivo Detroit: Sin Rostro

Scary girl

Iba distraída mirando por la ventana. Era el último bus para volver a casa y estaba bastante lleno. El último siempre estaba lleno. Consiguió sentarse en la última fila. Todo el mundo evitaba sentarse al final. Era el sitio más estrecho, y por ello el menos codiciado del bus nocturno, pero –irónicamente­– el único que podía darle algo de privacidad y espacio ­ en un lugar donde el espacio vital se reducía a la piel que cubría su carne.

No solía fijarse mucho en la gente que entraba y salía, prefería perderse en el paisaje vacío y muerto que presentaba la ciudad a esas horas.

El bus comenzó su retahíla de paradas. La suya era una de las últimas así que siempre se quedaba un poco adormilada.

Había perdido la cuenta de cuantas paradas habían hecho, pero ya por fin quedaban pocas para que llegara a casa.

Frenazo, abre puertas, sale gente, sube gente, cierra puertas y vuelta a arrancar. Se sabía la ecuación de memoria y, a esas horas, nada parecía alterarla. Quedaban dos paradas y luego la suya.

El bus se paró y aplicó la ecuación pero antes de que pudiera  completara la última parte, algo chocó contra la ventana. Se sobresaltó, para ella, el ruido había sido muy fuerte, pero solo ella parecía haberlo notado. Miró hacia el suelo de la calle: había alguien hecho un ovillo. Se estaba incorporando y la gente de la parada parecía no verlo. Se puso de pie, estaba de espaldas a la ventana. El autobús cerró las puertas. Ella dejó de mirarlo. De repente, un enorme golpe proveniente de la ventana hizo que se le escapara un grito. Todo el mundo la miró. Ella volvió a mirar a la ventana. La persona de fuera se había dado un cabezazo contra la ventana y una enorme brecha se le había abierto en la frente, la sangre empezaba a bajarle por la barbilla. Un nuevo grito salió de su garganta y el corazón se le congeló. La cara manchada de sangre estaba vacía: no habían ojos, ni nariz, ni boca. No había nada, solo la enorme brecha rompía la piel lisa y blanca manchada ahora de carmesí. Los otros pasajeros comenzaron a mirarla y a murmurar sobre las drogas y la juventud. El autobús completó la ecuación.

Tenía los ojos cerrados con fuerza y no dejaba de murmurar:

– Tranquila, ya queda poco. Una parada más y la próxima ya es casa.

El miedo se le colaba hasta la médula y unos temblores incontrolables gobernaban su cuerpo. El bus volvió a parar. No abrió los ojos, pero eso no impidió que, de nuevo, oyera el golpe en la ventana. Saltó en su asiento y gritó otra vez. Abrió los ojos. La ventana estaba manchada de sangre. El sin rostro había vuelto a golpearse. Su cara vacía ahora era totalmente roja. Ella miró al resto de pasajeros, nadie lo había oído ni visto. El bus arrancó.

Los temblores se hicieron más fuertes y el pulso le retumbaba con fuerza en el cerebro.

– Solo una más y lo que sea que esté pasando acabará ya – murmuraba.

Por fin, su parada. Se bajó corriendo. Como una exhalación, atravesó las dos calles que la separaban de su casa. Sus pasos repiqueteaban nerviosos. Nunca había corrido tan rápido. Subió las escaleras, entró en su piso y se fue directa al baño. Abrió el agua fría y se lavó la cara. Cerró el grifo. Cogió a tientas la toalla de mano y se secó. Suspiró. Estaba recuperando la calma. Un sonido de un goteo rompió su inicio de relajación. Miró el grifo. No goteaba. El ruido del goteo venía de detrás de ella. Miró el espejo. El sin rostro estaba detrás  y un charco de sangre se estaba formando a sus pies. El aullido que salió de sus entrañas le quemó la garganta. De repente, notó algo caliente bajando por su frente. Volvió a mirar al espejo. Una enorme brecha le había salido en la frente y la sangre brotaba a borbotones. El sin rostro se había ido. Ella miraba atónita el espejo: ahora su cara estaba más manchada de sangre. Otro gritó rompió el silencio de la noche: sus rasgos habían comenzado a desdibujarse.

Una voz rota resonó en su cabeza:

– Quiero que seas como yo.

La sangre le llenó la cara. Sus rasgos cada vez eran más difusos. Pronto, todo fue oscuridad.

•••••••

Esta semana os proponemos redactar un texto breve sobre un trayecto. Puede ser un viaje a la otra punta del mundo, o el paseo de casa al trabajo. Puede ser un suceso puntual que hayáis presenciado en el tren o en el autobús, puede ser sobre los desconocidos que os encontráis todos los días en el metro. Puede ser una proyección astral, o un viaje espiritual. 

Sin embargo, esta vez, lo importante es que vuestro texto sea realizado durante un trayecto real. Esta semana el experimento consiste en dejar nuestro escritorio, o nuestra mesa favorita en aquel bar, y ver qué pasa cuando escribimos “sobre ruedas”.

img_0893

En mi caso lo escribí el martes 6 en el D20. El recorrido que hice fue de unos 45 minutos desde Pla de Palau hasta Cardenal Reig (Collblanc). 

Si alguien se sube a un autobús, tren, metro, coche, taxi, etc. y no termina su texto, puede publicarlo inacabado, o añadir un final en casa, que recomendamos marcar en rojo.

Si alguien necesita algún tipo de aclaración más, por favor, no dudéis en contactarnos en colectivodetroit@gmail.com 

Gracias. Y recordad lo que dijo Rodchenko: “Nuestro deber es experimentar”. 

Y ahora las instrucciones. 

  1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
  2. 2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
  3. Escribir lo que te sugiera. Pero subidos en un transporte. 
  4. Publícalo en tu espacio.
  5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
  6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.

#LeoAutorasOct aunque sea Septiembre

leoautorasoct.png

Sin duda, el artículo de Alex, en su blog Donde acaba el infinito, ha hecho que todos los lectores empedernidos nos planteáramos por qué nuestras estanterías o listas de lecturas están plagadas de autores mientras que hay tan pocas obras de autoras.

Esta reflexión hizo que a IsaCarbaesMarbaden , Omaira y Doña Sierpe se les ocurriera crear una iniciativa en la que plateaban la lectura de autoras durante el mes de Octubre. Hay muchísima gente que se ha sumado a la iniciativa y yo soy una más. A pesar de que aún no estamos en octubre y de que esta entrada llega algo tarde (estaba de vacaciones ^^), desde hace un par de semanas mis lecturas han sido, sobre todo, de autoras, y ellas seguirán ocupando mi lista.

Tengo una buena cantidad de autoras por leer pero, de momento, aquí va mi lista:

img_0838

  • La Joven Ahogada, Caitlín R. Kiernan (leído)
  • Una Ciudad Asediada, Margaret Oliphant (leído)
  • Lucifer Circus, Pilar Pedraza (leído)
  • Siempre Hemos Vivido en el Castillo, Shirley Jackson (leído)
  • El Castillo Ambulante, Diana Wynne Jones (leído) 

Seguramente a esta lista se añada alguna lectura más pero, de momento, prefiero dejarlo así e ir actualizando.

Para terminar, comentar que Felicidad Martinez ha creado un grupo en Goodreads llamado #LeoAutorasFantásticas  cuyo objetivo es dar a conocer autoras de género. La verdad es que la lista de recomendaciones que hay es EEENOOORMEEE.

Además, en el Víctor Blanco planteó seguir con la iniciativa. Aún no se ha seleccionado el libro pero en cuanto esté decidido lo añadiré a la lista de lectura.

Espero que estas iniciativas no caigan en el olvido nunca y que, poco a poco, la brecha que existe entre autores y autoras, termine por desaparecer.

 l

Colectivo Detroit: La Cueva de la Eternidad

 

4-cobijeru-andres

El tren de las doce rompía
la quietud que la noche proponía.
Estaba lejos de la vía
y, aún así,
su eco oía.

Estaba en un bosque
y la luz de la luna ardía.
Esperaba encontrar, tal como su mapa decía,
la entrada a la Cueva de la Eternidad,
visible solo a última hora del día.

Un símbolo perverso,
adornado con un verso,
la entrada marcaba.

Entró.
El miedo ignoraba,
pues solo pensaba
en las aguas de vida eterna
que la cueva albergaba.

De súbito, su linterna se apagó.
Presencias terribles, a su alrededor, sintió.
Un cántico horrible, en la cueva, resonó.
De pánico, su corazón se llenó.
Un grito ahogado, de su garganta, surgió.
El tétrico coro, de voces perversas, cantó:

– Bienvenida, bienvenida a la Cueva de la Eternidad.
Ahora tu camino, en el Inframundo, empezará.

•••••••

El reto de esta semana tiene por objetivo acercarnos a géneros que no tocamos con regularidad, o que no hemos tocado nunca. Es poco frecuente encontrarnos escribiendo versos, así que el reto de esta semana consiste en escribir un poema. Como el #ColectivoDetroit está acostumbrado a ponérnoslo no demasiado fácil, se requiere el uso de al menos tres palabras del campo semántico de VIAJAR (ruta, mapa, equipaje, tren, pasaporte, vacaciones etc.) sin que el poema trate de un viaje. Marquen las palabras en negrita, por favor.
 
– Aquí la propuesta de Adri: Billete de Cercanías
– Aquí la propuesta de Jen: Quiero ser como Maude
– Aquí la propuesta de Jesús
– Aquí la propuesta de Carol
 
Para participar, sigue las instrucciones habituales. ¡No te olvides de correr la voz! Y para cualquier duda: colectivodetroit@gmail.com
 
1. Leer el “enunciado” del ejercicio.
2.Interpretar el “enunciado” del ejercicio libremente.
3. Escribir lo que te sugiera. Pero en verso.
4. Publícalo en tu espacio.
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides usar el hashtag #ColectivoDetroit, y disfrutar la participación al máximo.